fbpx

los-4-errores-que-impiden-que-tu-negocio-crezca

En este artículos vamos a conocer los 4 errores que impiden que tu negocio crezca.

Existen dos tipos de empresarios: 1) los que viven permanentemente en el estrés y aún así no son capaces de conseguir buenos resultados y 2) los que son capaces de hacer crecer sus negocios sin dejarse la vida en ello y además disfrutan gestionando.

No es que el segundo sea mejor que el primero, de hecho ambos son el mismo empresario pero después de haber tomado conciencia de los 4 errores que, sin darse cuenta, estaban cometiendo y que les impedía impulsar sus negocios.

Una historia común

Cuando un profesional es bueno en lo que hace, los clientes aumentan y con ello el personal, las responsabilidades y el trabajo de gestión. 

Así es como el negocio crece y el profesional pasa, casi sin darse cuenta, a gestionar una empresa sin que nadie le haya preparado para ello.

Si en algo coinciden este tipo de profesionales-empresarios es en que tienen jornadas interminables, no disponen tiempo para casi nada, van todo el día improvisando, se matan a trabajar pero no consiguen los resultados que necesitan y suelen gestionar de oído, es decir, tomando decisiones por intuición.

Por no hablar de la falta de motivación de sus equipos o la escasa involucración del mismo en el proyecto empresarial. Así como la falta de conciliación de la vida profesional y la vida personal, entre otras muchas consecuencias negativas que acaban generando estrés.

Además, sienten que no están bien organizados y que les falta tiempo para dedicarse a lo que realmente es importante para ellos: hacer crecer su negocio. Y es que el día a día les acaba comiendo.

Qué significa dirigir una empresa

Dirigir una empresa o negocio es una profesión en sí misma que los empresarios de pymes tenemos que aprender a compatibilizar con otras funciones más técnicas o de comercialización.

Dirigir es una actividad que conlleva una gran responsabilidad y siempre tiene una relevancia especial, pero sobre todo en momentos de incertidumbre como el que estamos viviendo. Aunque la incertidumbre es algo que siempre va unida a la empresa y a la responsabilidad de su gestión.

Entre los empresarios y emprendedores de pymes nos encontramos muy a menudo 4 errores que suelen cometer, sin ser conscientes de ello, y que provocan que sus negocios no avances y no sean todo lo rentables que podrían ser.

Vamos a conocer los 4 errores que impiden que tu negocio crezca.

El primer gran error: trabajar sin objetivos

Todavía hoy nos encontramos con una gran mayoría de empresarios que trabajan sin objetivos. O mejor dicho, con el único fin de pagar las facturas y resolver su día a día, sin ninguna otra visión de futuro.

Esto es como salir a empatar el partido. Al final normalmente se acaba perdiendo.

Un negocio, al igual que un barco, si está bien diseñado, tiene un rumbo fijado y un buen profesional que la dirija, cualquier tormenta, por fuerte que sea, no la desviará de su objetivo.

Ahora bien, si la empresa no tiene ningún objetivo puede llegar a cualquier sitio, a donde las circunstancias y el entorno la lleven.

Por tanto, sin objetivos es muy difícil que tu negocio avance porque los objetivos son el instrumento que te ayuda a pilotar tu empresa, son la luz que guía tus actuaciones y también las de todos y cada uno de los miembros de tu equipo.

Además, con el trabajo en remoto, reduciéndose el trabajo presencial y con el cambio de hábitos que nos está imponiendo la situación derivada del COVID-19 trabajar por objetivos ya no va a ser una opción, sino una obligación.

objetivos-de-una-empresaLos objetivos de una empresa

Lo primero que tienes que hacer es definir los objetivos de tu negocio, empezando por la razón de ser del mismo, dónde lo ves de aquí a un año y cómo quieres que sea el comportamiento de tus colaboradores y el tuyo mismo con relación a tus clientes, tus proveedores y el resto de personas que interactúan contigo.

Una vez hecho esto, define tus objetivos estratégicos. Para eso, haz un análisis profundo de tus fortalezas y debilidades. También analiza qué amenazas tienes y qué oportunidades pueden surgir. Esto te obligará a saber muy bien, por ejemplo, qué está haciendo tu competencia.

Y de ahí, cada objetivo estratégico divídelo en pequeños objetivos operativos, y éstos en acciones concretas. Asigna esos objetivos a tu equipo y oriéntales en las acciones concretas que deben llevar a cabo para alcanzarlos.

Segundo gran error: te cuesta delegar

Otra error muy común que nos encontramos en la manera de gestionar de la mayoría de los empresarios de pymes es que les cuesta delegar o lo hacen de un modo erróneo.

no puedes hacerlo todo solo. Cuanto antes lo aceptes mucho mejor para ti y para tu negocio. Sueles estar tan identificado con tu negocio que piensas que nadie lo puede hacer como tú.

Cuando no delegas o lo haces de un modo equivocado surgen otros problemas no menos importantes.

Por ejemplo, los horarios interminables que provocan una subida en los niveles de estrés, apareciendo una gran insatisfacción, lo que a su vez indica falta de control.

A su vez el estrés provoca caos y el caos es perjudicial para el normal funcionamiento de la empresa. Así es como comienza la paralización y a resentirse las relaciones con los clientes, que son quienes acaban pagando las consecuencias.

¿Por qué te cuesta delegar? Porque no tienes bien identificada tu carga de trabajo, ni qué tiene que hacer cada uno, cómo y cuándo hacerlo. Porque te faltan los objetivos de los que hablábamos antes.

Pero sobre todo, te cuesta delegar porque no confías en tu equipo. Al no existir esa confianza el equipo no asume sus responsabilidades porque no tiene la libertad suficiente para hacerlo. Y ahí es cuando surge la desmotivación.

Para delegar con éxito, lo primero es definir muy bien qué se quiere conseguir (objetivo). Después tienes que elegir a la persona adecuada (confianza). Explicarle muy bien qué tiene que conseguir, en qué plazo y con qué resultado. Y, sobre todo, hacer un seguimiento y generar confianza.

Delegar no es repartir tareas. Delegar es otorgar responsabilidad y autoridad a otra persona, la cual se tiene que sentir libre y saber muy bien qué se espera de ella.

Tercer gran error: no trabajar en equipo

El tercer error que está impidiendo que tu negocio crezca es la ausencia de trabajo en equipo.

En la inmensa mayoría de pymes solemos encontrarnos grupos en vez de equipos. Y en equipo no es un grupo.

Un equipo es un conjunto de personas diversas que tienen un objetivo común. Ninguno puede alcanzarlo si los demás no lo hacen también.

Una orquesta es un ejemplo de equipo. Cada músico debe interpretar su partitura a la perfección, en el momento en que uno no lo haga el objetivo no se cumple. 

Un equipo, por tanto, es más que la suma de sus partes. En un equipo cada miembro aporta valor al conjunto y la suma de las sinergias que se generan es mayor que el valor de las individuales.

Nos cuesta trabajar en equipo, pero esta forma de trabajo tiene muchas ventajas y prácticamente ningún inconveniente, desde el punto de vista productivo.

Sin objetivos, no hay equipo. Sin confianza no hay equipo. 

Además de estos dos elementos clave, para crear equipo es necesario plantear retos y dar libertad al equipo para organizarse y conseguirlos. 

Vamos a conocer otro de los 4 errores que impiden que tu negocio crezca.

Cuarto gran error: te falta control

El proceso de dirigir una empresa, por pequeña que sea, o negocio comienza por saber a dónde se quiere llegar y finaliza comprobando si se ha logrado lo que se buscaba.

El control consiste en asegurarte de que todo funciona como es debido. Es un ejercicio de madurez y responsabilidad.

El control facilita el conocimiento de los logros y también de los fallos para poder corregirlos o prevenir situaciones no deseadas.

Además, se consigue asegurar los objetivos, los plazos previstos para alcanzarlos y garantizar que no se emplean más recursos de los estrictamente necesarios.

A través del control conseguimos información muy valiosa para acometer nuevos proyectos o retos y así poder tomar buenas decisiones.

También sirven para motivar a las personas porque relacionamos su comportamiento con los resultados. Eliminamos incertidumbres.

Si no existe el control, entonces tu labor como gerente no tiene ningún sentido.

El control se ejerce a través de la medición. En una empresa todo lo que no se puede medir no se puede evaluar y por tanto no se puede mejorar. Y en una empresa todo se puede medir.

El principal control que debes ejercer es el económico-financiero. Los números son el lenguaje al que traducimos cada decisión que tomamos en nuestras empresas. 

Pero, una vez más, para poder tener control hay que definir previamente objetivos, previsiones sobre las que medir.

Estos son los 4 errores que impiden que tu negocio crezca.

El gran error

En resumen, estos cuatro errores se pueden condensar en uno solo: la falta de una metodología de gestión y organización.

Deja un comentario

Abrir chat
1
Resolvemos tus dudas. Envíanos un mensaje y nos pondremos en contacto contigo.