fbpx

objetivos-de-una-empresa

¿Te imaginas un océano sin agua?… ¿Un tren sin parada?… ¿O una estación de esquí sin nieve?. Carecerían de sentido ¿no?. Pues lo mismo le ocurre a una empresa o negocio cuando no tiene objetivos.

Los objetivos de una empresa son la luz que ilumina cada paso que damos. Sin esa luz vamos a ciegas.

Qué son los objetivos de una empresa

Un objetivo es el fin al que se desea llegar o la meta que se pretende lograr. Es lo que nos impulsa a tomar decisiones y a perseguir nuestras aspiraciones. 

Los objetivos de una empresa nos son un deseo de quien la dirige, sino un fin expreso, concreto y realista de lo que el empresario desea lograr, después de haber analizado sus debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades.

Un objetivo es una meta o fin que se quiere alcanzar y que permite mejorar algún aspecto concreto del negocio para ser más competitivo.

Piensa que sin objetivos la empresa no sabe a dónde va y puede llegar a cualquier sitio. Es como un barco sin rumbo, cualquier tempestad puede desviarlo de su trayectoria y, si no sabe a dónde va, difícilmente puede volver a su rumbo inicial.

Por qué son importantes los objetivos empresariales

Son muchas la ventajas que tiene trabajar con objetivos en una empresa o negocio.

Involucración y desempeño

Una de ellas es que involucran a todo el equipo en la consecución de los resultados. Todos son responsables de lograrlos.

Cuando tienes objetivos puedes establecer indicadores para medir, con datos, si los consigues o no.

Cuando hay objetivos, todos los trabajadores y colaboradores tienden a alcanzar el mismo nivel de desempeño.

Se mejora la comunicación interna entre gerentes y colaboradores, siendo más fluida y productiva porque no se cuestiona continuamente lo que hay que hacer, sino si lo hemos alcanzado o no y el porqué.

Responsabilidades y motivación

Las responsabilidades quedan definidas y se fomenta una mayor delegación de tareas.

Aumenta la motivación y mejora el clima laboral porque integra a todos los miembros de la organización, puesto que todos van a remar en la misma dirección, la de los objetivos de tu empresa.

Productividad y decisiones

Cuando defines objetivos y te enfocas en conseguirlos, tu tiempo y el de todo tu equipo se multiplica por cuatro y se aprovecha al máximo porque sabes lo que quieres conseguir.

Al tener datos medibles es más fácil tomar decisiones, no sólo sobre el personal sino sobre el futuro de tu negocio.

Además, con el trabajo en remoto, reduciéndose el trabajo presencial y con el cambio de hábitos que nos ha impuesto la pandemia del COVID-19 trabajar por objetivos ya no va a ser una opción, sino una obligación.

Séneca, filósofo, político, orador y escritor romano afirmó que “Si un hombre no sabe qué puerto busca, cualquier viento es bueno”.

Por tanto, los objetivos son el instrumento que te ayuda a pilotar el negocio.

Por qué todavía muchos empresarios suelen trabajar sin objetivos

A pesar de la importancia que tienen los objetivos, todavía hoy nos encontramos con una gran mayoría de empresarios que trabajan sin ellos.

O mejor dicho, con el único objetivo de pagar las facturas y resolver su día a día, sin ninguna otra visión de futuro. Esto es como salir a empatar el partido, al final se acaba perdiendo.

Son varias las razones que llevan a algunos empresarios a trabajar sin objetivos, perdiendo así todo el sentido su gestión. Estos son sólo algunas.

Víctima de factores externos

En ocasiones se sigue pensando erróneamente que somos víctimas de las circunstancias y que todo depende de factores externos, que poco se puede hacer para cambiar las cosas.

Todo lo contrario. Es cierto que existen factores externos sobre los que difícilmente se puede actuar. 

Pero hay muchos factores internos sobre los que sí tenemos toda la capacidad de decisión y actuación. Por ejemplo, los costes.

Falta de foco

Otro de los motivos que hemos encontrado por los que todavía hoy algunos empresarios trabajan sin objetivos es  porque se suele desconocer la importancia de mantenerse enfocado en metas.  

Simplemente, la mayoría de gerentes de pymes no están habituados a trabajar así.

Diseño del trayecto

Y también porque no hay conciencia de los grandes beneficios que conlleva saber a dónde llegar, porque eso, entre otras cosas, te permitirá diseñar cómo llegar hasta allí.

Un negocio, al igual que un barco, si está bien diseñado, tiene un rumbo y un buen profesional que la dirija, cualquier tormenta, por muy fuerte que sea, no la desviará de su objetivo.

Por tanto, sin objetivos es muy difícil que tu negocio avance porque los objetivos son el instrumento que te ayudan a pilotar tu empresa.

Coordinación

Además, sin objetivos la coordinación es muy complicada de llevar a cabo porque cada uno tenderá a conseguir sus propias metas al no tener claras cuáles son las metas de la empresa.

Cuando una persona sabe qué se espera de él, qué tiene que conseguir, cuándo y con qué resultado su productividad crece exponencialmente.

Qué objetivos tiene una empresa

Los objetivos están ligados estrechamente a la estrategia de una empresa o negocio. 

Cuando planificamos la estrategia partimos de la definición de la misión, la visión y los valores de la misma para, a continuación, pasar a definir los objetivos.

La diferencia, por ejemplo, entre la visión y los objetivos es que los objetivos son cuantificables, tanto en tiempo como en metas a conseguir.

Una empresa, además de definir sus objetivos macro (misión, visión y valores) tiene que trabajar con objetivos estratégicos o generales y con objetivos operativos.

Objetivos Estratégicos

Los objetivos estratégicos concretan el contenido de la misión de la empresa, determinan los resultados que la misma pretende conseguir a medio plazo.

Suelen hacer referencia al crecimiento, a la rentabilidad, a la sostenibilidad, a la necesidad de introducirse en nuevos mercados o consolidarse en el sector en que está.

Objetivos Operativos

Los objetivos operativos constituyen la concreción de los objetivos estratégicos y reflejan el corto plazo. Deben ser viables y expresarse de manera clara, concisa y medible.

Imagina una carrera ciclista. El recorrido está dividido en etapas (objetivos estratégicos) y las etapas a su vez en metas volantes (objetivos operativos). El objetivo último, la visión, es ganar la carrera.

Cómo se pueden definir los objetivos

Existe una regla básica, extendida y globalmente aceptada a la hora de fijar objetivos, y se denomina METAS, que es el acrónimo de Medible, Específico, Trazable, Alcanzable y Sensato.

  • Medible significa que se les puede asignar indicadores cuantificables para verificar su logro.
  • Específicos hace referencia a que sean concretos, enunciados de una forma clara, breve, simple y comprensible.
  • Trazables significa que debe existir un registro para su seguimiento y control, para así poder verificar su logro.
  • Alcanzables quiere decir que sean realistas, que no generen frustración que podamos conseguirlos con nuestros medios. 
  • Sensatos se refiere a que sean lógicos, consecuentes con los recursos de que disponemos.

En cualquiera de todos estos casos, un objetivo siempre tiene que suponer un reto que nos estimule.

Cómo formular un objetivo

A la hora de formular un objetivo, también podemos seguir una serie de pautas.

Por ejemplo, su enunciado debe responder a la siguiente estructura:

Infinitivo + Objeto + Resultado

Si queremos dar una mayor sensación de acción, lo recomendable es comenzar con un verbo en infinitivo. Después detallamos el objetivo a conseguir y por último el resultado.

Ejemplos de formulación de objetivos:

Aumentar + la eficacia de la línea A + en un 10%

Mejorar + el rendimiento del proceso B + en 0,5 puntos

Reducir + los errores en las facturas + un 80%

Indicadores

Después tenemos que definir los indicadores que servirán a todo el equipo para saber si se está cumpliendo o no con el objetivo formulado.

Un indicador es una comparación entre dos o más tipos de datos que nos sirve para elaborar una medida cuantitativa o una observación cualitativa y que arroja un valor que tiene un significado sobre lo que estamos comparando o midiendo.

Por ejemplo, si queremos establecer un indicador para medir si estamos consiguiendo el objetivo de aumentar la eficacia de la línea A en un 10 por ciento, podríamos dividir el número de unidades fabricadas entre el total de unidades procesadas.

De esta manera tendríamos que:

Eficacia de la línea A = (Total de Unidades Fabricadas / Total de Unidades Procesadas) x 100

Errores en la formulación

Cuando formulamos objetivos solemos caer en una serie de errores que conviene evitar. Los más frecuentes son:

Confundir objetivos con funciones y responsabilidades.

Por ejemplo, mantener actualizadas las gamas de mantenimiento no es un objetivo, sino que se trata de una función.

Asistir a todas las reuniones es una responsabilidad, no un objetivo. O aumentar la puntualidad también sería una responsabilidad, no un objetivo.

Recuerda que los objetivos deben formularse con un verbo de acción + lo que queremos conseguir + el resultado.

Otro error frecuente en la formulación de objetivos es sustituir los medios por los resultados que buscamos.

Con varios ejemplos lo vamos a ver mejor. 

Crear un equipo de coordinación no es un objetivo, es un medio para alcanzar un objetivo, que podría ser mejorar la coordinación un 20%.

O mantener reuniones de trabajo tampoco es un objetivo, es igualmente un medio para conseguir unos resultados concretos.

Trabajar o incorporar determinado software tampoco es un objetivo, sigue siendo un medio para alcanzar determinados objetivos.

Igualmente nos solemos encontrar en muchos casos declaraciones de intenciones que no aclaran nada y que, por supuesto, no suponen un objetivo.

Por ejemplo, mejorar la calidad de un producto no es un objetivo. Salir antes del trabajo o ser un referente en mi sector tampoco son objetivos.

En cambio si dijésemos voy a: reducir mi jornada laboral en 2 horas a partir del próximo mes y para eso voy a…, entonces estaríamos formulando un objetivo.

Objetivos de una empresa: Ejemplos

Crecer un 25% en la venta de prestación de servicios en los próximos 6 meses, sin incrementar personal.

Aumentar las ventas on-line un 35% manteniendo el margen del 15% en los próximos 12 meses, de manera escalonada.

Reducir un 15% los gastos superfluos y recortar el déficit en al menos un 40%.

Incrementar el personal fijo contratado en dos puestos más y ampliar la coordinación con los equipos aumentando en 2 las reuniones mensuales.

Fomentar entre los empleados la cultura del crecimiento, el ahorro y la educación a través de un programa formativo y de sensibilización.

Incrementar el porcentaje de ventas en el exterior en al menos un 30% en el próximo semestre.

2 Comments

  • Roque Rodriguez dice:

    Buenos días quisiera saber como podrida establecer los tiempos en los que pudiera establecer mis objetivos para poder posteriormente catalogarlos a Largo, Mediano y corto plazo.

  • Juan Elías Campo dice:

    Hola Roque. Gracias por tu pregunta.

    Los objetivos de misión, visión o valores no tienen un plazo establecido, puesto que sirven de pilares fundamentales del negocio. De hecho, la visión de una empresa es algo que casi nunca se llega a alcanzar, puesto que entonces dejaría de tener sentido.

    En cuanto a los objetivos estratégicos, los plazos dependerán mucho del objetivo en sí mismo. Por eso, más que una catalogación a corto, medio o largo plazo yo te animo a que definas tus objetivos estratégicos en función del análisis de tus fortalezas y oportunidades. Teniendo en cuenta también las debilidades y amenazas que puedan existir en tu sector, zona o ámbito de actuación.

    Con un simple DAFO puedes hacer un análisis inicial y luego, con un DAFO cruzado ir definiendo qué estrategias de éxito, defensivas o de adaptación te convienen más.

    Una vez tengas definidos los objetivos estratégicos, que también dependerán de la misión o visión que hayas establecido, trabaja con los objetivos operativos.

    Por ejemplo, una planificación económico-financiera tienes que hacerla a un año, aunque la tienes que ir revisando y controlando mes a mes, para poder tomar decisiones en función de cómo vayan ocurriendo los acontecimientos.

Deja un comentario

Abrir chat
1
Resolvemos tus dudas. Envíanos un mensaje y nos pondremos en contacto contigo.